Monterrey City Magazine

Vecinos unidos por un bien común

0

Quién mejor que los habitantes del municipio de Santiago para impulsar el rescate del icónico embalse, parte vital de su historia

Tener una presa limpia, desazolvada y remodelada para que fuera segura de navegar, fue el principal factor que motivó a los habitantes de la zona a apoyar y financiar el proyecto de desazolve, liderado por el Dr. Jaime Elizondo.

Verlo materializado, fue un paso enorme para el futuro del embalse.

El Dr. César Flores García, Presidente de la Asociación de Vecinos de la Presa La Boca comparte: “Es un gran logro, un gran triunfo, esto es algo inédito. En primer lugar, porque las autoridades dieron el permiso, aunado a la buena voluntad de los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

“No fue difícil convencer a los vecinos de unirse, aún en la parte de los recursos para poder llevarlo a cabo, ya que es una realidad que a nadie le gusta soltar dinero, sin embargo, como somos vecinos de la presa, conocemos perfectamente sus necesidades”.

Flores destaca que una vez que llegaron las lluvias los beneficios fueron visibles e inmediatos.

“Lo primero que se vio indudablemente, fue el movimiento de vehículos acuáticos. Empezaron a navegar las lanchas y las motos acuáticas. Las personas tenían deseos de ver cómo había quedado la presa; donde antes había unas zonas en las que debíamos tener mucho cuidado por las protuberancias, ahora contábamos con una profundidad de dos a tres metros”.

Sin duda este logro les dio a los vecinos una visión totalmente distinta y renovada de la zona.

“No podemos estar con el mismo pensamiento, forma de actuar y hábitos que teníamos antes de esta mala experiencia por la sequía. Es tener otra mentalidad para que esto no vuelva a suceder y para que no repitamos los mismos errores”.

El Ing. Humberto Treviño, ex Presidente y actual Secretario de la Asociación de Vecinos de la Presa La Boca, asegura que los esfuerzos de los vecinos para los trabajos de limpieza datan de años atrás, los cuales no se habían podido lograr por los altos costos y la negativa de permisos por parte de los organismos federales, sin embargo, hoy el panorama es otro.
“Dentro de los beneficios principales de esta obra está número uno el incrementar el volumen de la presa y tener agua con mayor calidad.

“Se eliminó toda la basura orgánica e inorgánica, se mejoró mucho la seguridad de la navegación evitando accidentes, se facilitó la conducción del agua a la presa vía ríos y arroyos como La Chueca, entre otras.

“Se va a traer más turismo a la región, más competencias acuáticas nacionales y extranjeras, más comercio, más clientes para hoteles, restaurantes y mucha más seguridad también para los dueños de empresas alrededor del embalse”.

El ex presidente de la asociación reconoció la intensa labor del Dr. Jaime Elizondo.

“Él tuvo la idea, la encabezó y la promovió; lo vimos trabajar 24 horas diarias.
El Gobierno Estatal estaba aportando maquinaria pesada y operadores y el Dr. Elizondo estuvo día y noche al pendiente de esa labor; nos sentimos muy contentos porque se logró este propósito”.

‘LA PRESA ES DE TODOS’
Para los integrantes de la Asociación Todos Somos Santiago, el desazolve parcial de la zona significa un nuevo comienzo, especialmente por aquellos que cuentan con comercios y restaurantes.

“Una vez que se hizo el proyecto y que llegaron las lluvias en la presa, volvió la vida turística y la derrama económica”, cuenta Marcela Botello, integrante de la asociación y propietaria del restaurante Santitos, ubicado en Carretera Nacional frente al embalse. “La presa es de todos, y debemos de cuidarla y limpiarla”.

Uno de los objetivos de la asociación es cambiar la percepción negativa que se pueda tener de la presa por el tema del consumo del alcohol, factor con el que están dispuestos a colaborar en pro del turismo.

“Pienso que ya va a ser muy diferente porque ya hay un malecón que está muy controlado por el municipio; los comerciantes de alrededor estamos haciendo sinergia para que esto ya no suceda”.

Botello reflexiona diciendo que Santiago ha sido muy golpeado desde la época de la inseguridad, y ahora sufrió por la pandemia y por la sequía.

“Es como volver a empezar, se percibe otro ambiente totalmente diferente. Hay que cuidar a Santiago, hay que cuidar el agua y la presa. Ya vimos todo lo que puede suceder, no se debe repetir la trágica historia”, concluye Marcela Botello.

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy
Show Buttons
Hide Buttons
WhatsApp chat